La Real Academia propone tres formas para comprender esta palabra. Por una parte, se refiere a aquella persona que acompaña en la formación de una obra, especialmente literaria. Pero también se refiere a la contribución que una persona hace con algún donativo y, por último, se usa para aquella ayuda que una persona ofrece a otra para lograr algún fin.